Se encuentra usted aquí

Las clases sociales en el Tahuantinsuyo

La sociedad inca, durante su apogeo, estaba conformado, aproximadamente, por 12 000 000 de habitantes, pero no todos Vivian en iguales condiciones, pues había una gran diferencia económica, política, social y cultural. En la sociedad inca podemos distinguir, básicamente, dos clases sociales:

Clase dominante

Como síntesis del desarrollo expansivo pre-inca, controlado por una aristocracia teocrática-militar. El Tahuantinsuyo, como Estado también defendió los intereses de la aristocracia cusqueña, representada por el inca gobernante. Sapa Inca, integrante de una panaca.

La nobleza de sangre.- Estaba conformada por la panaca. Cada panaca (ayllu inca dominante) podía continuar aprovechando los bienes del inca aun después de su muerte, a cambio de conservar viva su memoria y cuidar, en reciprocidad, la momia del inca para su anual presentación en el Inti Raymi (fiesta del Sol).

En dicha panaca se congregaban, junto al Inca, la Coya o esposa principal, sus hijos más “capaces” y “suficientes” (pihuichurin) y su princesa ñusta.

La “nobleza de sangre” cusqueña estaba, también integrada por la de las panacas, las de otros ancestros y gobernantes cuyos orígenes se remontaban a la pacarina (origen común) de los quechuas, como Tamputocco o “Cerro de ventanas” del que salieron los fundadores Ayar (lo Cápac, los Tampus o Sutik y los Maras y Tocos).

La burocracia central (funcionarios principales del Tahuantinsuyo) provenía de los panacas, previa ceremonia de iniciación o “huarachikuy”; en la cual los jóvenes de la nobleza demostraban su preparación física e ideológica para ser parte de la clase dirigente.

El más “capaz”, designado para el cargo de gobierno, era exclusivo de integrado una panaca con el fin de que establezca una nueva. El Consejo de la nobleza cusqueña designaba de esta manera al Auqui o sucesor del Sapa Inca, pero, a veces, solo designaba a un correinante, para que desarrolle capacidad y suficiencia antes de asumir sus tareas de futuro Jefe de Estado.

Nobleza de privilegio o recompensa.- Estaba conformada por individuos que se incorporaban a este sector social por razones militares o administrativas; contribuían a la consolidación del dominio inca. Los que se constituían en colaboradores para el Tahuantinsuyo también eran incorporados a esta clase.

Nobleza provincial o periférica.- La conformaban os señores y grandes curacas de las naciones sometidas, que estaban obligados a ser una clase intermediaria entre el Estado Inca y sus ayllus, para facilitar la explotación de los mismos en el cumplimiento de la mita. Corría el riesgo de perder privilegio y su cargo de curaca o huantuncuraca (gran señor) si no cumplía lo asignado por el Estado Inca.

Clases dominadas: los ayllus como base de la producción

Los pobladores de los ayllus, aquellos hombres que constituyeron en los Andes una de las más admirables civilizaciones del “Nuevo Mundo” recibieron de los incas precisamente, el hombre de “hatunruna”, es decir “gran hombre”, Sin embargo, no disfrutaban de bienes económicas, sino tan solo de lo más necesario; sobre ellos recaía mayormente la explotación estatal. Si bien e Tahuantinsuyo les proporcionaba los recursos de subsistencia en los casos de urgencia, lo hacía, como lo fundamentan los historiadores mas objetivos, para evitar la merma de la producción y las contradicciones sociales.

La nobleza central contada con el apoyo de una estricta administración decimal y pentadecimal, contabilizada en quipus, para controlar a los hatunruanas canalizándose la información por los quipucamayoc de la siguiente manera:

  • Según ayllus, sayas, huamanis y suyos.
  • Según la contabilidad decimal de cada llacta (ciudad administrativa).
  • Según los informes curacales al Tucay Ricoq, sobre las edades y sexo de la población de su comunidad.

En cuanto al sistema decimal, se organizaron en las jefaturas de:

  • Pureq : 1 familia
  • Pisca camayoq : 2 familias
  • Chunka camayoq : 10 familias
  • Pisca chunka camayoq : 50 familias
  • Pachaka camayoq : 100 familias
  • Pisca pachaka camayoq : 500 familias
  • Huaranka camayoq : 1000 familias
  • Pisca huaranka camayoq : 5000 familias
  • Huno camayoq : 10000 familias a mas

Los mitmakuna o mitimaes

Eran las unidades de hatunrunas móviles del Tahuantinsuyo; los mitimaes eran aquellas ayllus trasladados por el Estado Inca, de un lugar a otro, con el objetivo de aumentar la producción estatal en las regiones recién conquistadas. Otras veces se hacía para asegurar el control político y militar de dichas regiones: compenetrarse con las poblaciones y ejercer una vigilancia permanente, y hasta para “quechualizar” a tales pueblos.

Los yanaconas y los yanacos o yanapacos

Eran un sistema de servidumbre hereditario, organizado por Túpac Yupanqui contra los rebeldes, se aplicaba tanto como castigo leve o prisionero como servicios especiales (para ciertas hatunrunas extraordinarios), en algunas artes (orfebrería, Textilería, arquitectura, etc.)

Los yanaconas eran asignados por el Sapa Inca a personas de la nobleza en general, al personal de culto, y como un obsequio, a sus curacas favoritos o a familias allegadas.

Los yanayacos o yanapacos, en cambio, eran aquellos servicios asignados al propio Sapa Inca y al estado. Formaban, en algunos casos, ayllus de yanayacos y ocupaban puestos burocráticos. Todos estos siervos estaban adscritos a la clase dominante y ya no tributaran al Estado con la mita.

El grupo del yanacona dependía directamente de la nobleza, cuyos integrantes usufructuaron sus servicios en forma individual y colectiva en las diferentes ramas de la producción.

Fueron numerosos los factores que conducían a los indígenas a la condición de yanaconas prisionero de guerra, reos por delitos individuales y comunes, entrega tributaria de fuerza de trabajo o por nacimiento, principalmente. Esta diversidad de origen de los yanaconas ha generado dos diferentes opiniones sobre la naturaleza de este grupo social.

“Los yanaconas desempeñan diversos funciones, desde las administrativas hasta las más bajas. Esta actividad les permitió escalar posiciones en las administrativas públicas, y gozar en algunas oportunidades de títulos y prerrogativas, como contraer matrimonio y poseer bienes muebles.

En la vida cortesana de la elite, los yanaconas tenían la función de acompañar a los nobles en todas sus expediciones, sea un tiempo de paz o de guerra. En el primer caso participaban como escolta, limpiando los caminos y preparando alojamiento para sus señores; en el segundo, se encargaban del abastecimiento de las tropas” (Flores Marin, José A. - 1961)

Piñas o prisioneros de guerra

Pertenecían al Estado y al Sapa Inca de manera individualizada; también están en esta clase social las acllas o “escogidas”, quienes eran enclaustradas en los acllawasis para hacerles confeccionar vestidos para el Inca y sus familia; es decir, en beneficio exclusivo de las clases dominantes y sus advenedizos(nuevos aliados).

Tanto los yanaconas, piña y las acllas eran personas desvinculadas de sus ayllus.

Mitahuarmis.- La prostitución estaba permitida, reglamentada, controlada y garantizada por el Estado. Las mujeres no la ejercían por voluntad; lo cierto es que la practicaban por imposición del gobierno, en una actitud realmente esclavista. En efecto, con la finalidad de que los solteros no trastornaran el orden social; ultrajando muchachas o deseando esposas ajenas, Pachacútec dio varias resoluciones reglamentando la prostitución.

Debían vivir en chozas individuales, impedidas de entrar en las llactas y ayllus. Precisamente por parar en cómo se les decía pampayrunas, o sea mujeres públicas, dispuestas a recibir a cuantos querían acercárseles, por lo que también se les decía mitahuarmis: mujeres de turno. Los hombres casados las trataban con desprecio; y las mujeres honestas ni siquiera les dirigía la palabra su pena de ser calificadas con el mismo nombre, ser trasquiladas en público y declaradas infames, a mas de ser repudiadas en situaciones de estar matrimoniadas. (Waldemar Espinoza - 1987)

El orden social imperante: el esclavista

Emilio Choy dice lo siguiente al respecto:

“el sistema social que existió en el pequeño reino cusqueño, fundado por Mando Cápac, fue esclavista patriarcal hasta Wiracocha inca.

Con Pachacútec se llevaron a cabo grandes cambios en parte iniciados por su padre Wiracocha Inca. No en vano Guaman Poma afirmaba que Pachacútec significaba “convulsionador del mundo”. Los cambios realizados por el estadista más genial que conoció la América pre-hispánica se debieron a la inspiración de este gobernante, y fueron determinados por el desarrollo alcanzado en la estructura económica, lo que permitió el ascenso de nuevas fuerzas en el plano político y religiosos.

Las transformaciones que llevo a cabo el inca revolucionaron las formas de esclavismo patriarcal, sistema que por siglos había sido la característica más avanzada de las civilizaciones de América, cambiándolo en otro sistema superior: la esclavitud imperial, ósea, la forma que se asemeja a los estados esclavistas de oriente, conocidos con el nombre de despotismo asiático u oriental, en sus aspectos esenciales…(Choy, Emilio - 1987).

Sociedad inca: La interpretación de Carlos Nuñes Anavitarte y de Emilio Choy son las que más se acercan a la verdad histórica de la sociedad inca. Según esta tesis: el imperio de los incas desarrolló un modo de producción esclavista generalizada; esto quiere decir, un estado de esclavismo masificado. Las evidencias son las siguientes:

  1. La persona (el pueblo) tenía sobre si la carga de trabajo forzado de las tierras hábiles, cuyo beneficio es detentado por el Estado (clase dominante)
  2. Los campesinos, productores directos, los que creaban toda la riqueza social, se hallaban marginados de los medios de producción, es decir de la tierra, que pertenecía a la clase de la nobleza real que los usaba como medios de explotación.
  3. La condición de la acllas, esclavas que producían para el Estado.
  4. Los yanacunas, considerados también como esclavos, ya que el trabajo que realizaban era entregado al inca o al curaca.
  5. El esclavismo imperial produce dos clases de sometimiento: una colectivo, los que por voluntad se sometían; y el otro individual, mediante la conquista. Ambos fueron mezclados con el sistema de mitimaes.
  6. Este tipo de esclavismo no practica la compraventa de esclavos que si fue propia del esclavismo europeo, llamado individualizado. (Toledo, Elías - 1985)”.

CopyRight 2012 | Todo los derechos Reservados QosqoRuna.com